fbpx Saltar al contenido
Academia de japonés online Yo te formo

El método Kaizen

18/07/2019
El método kaizen

Si alguna vez habías pensado en ir a trabajar a Japón, o si simplemente te atrae el mundo de la empresa, el artículo de esta hoy te va a gustar. Hoy veremos algunos conceptos importantes que están muy arraigados en la cultura empresarial japonesa y qué es el método kaizen.

¿Qué es el método Kaizen?

Kaizen significa, literalmente, “cambio hacia algo mejor”. Es una palabra que se utiliza en la cultura empresarial japonesa para expresar la necesidad de cambiar continuamente, para hacer las cosas mejor y siempre utilizando el mínimo de recursos.

Este concepto surgió en Japón tras la Segunda Guerra Mundial. Con el dinero de los estadounidenses y una cultura del trabajo impresionante por parte de los japoneses, Japón llegó a convertirse en la segunda potencia económica mundial. Estados Unidos creó un programa para el desarrollo de la industria japonesa, y dentro de ese programa había ideas nuevas sobre conceptos de control de calidad y el llamado ciclo Shewhart.

El ciclo Shewhart representa un período continuo de mejora dentro de un proceso. La idea consiste en buscar un proceso a mejorar, organizar y planificar la solución de un problema, ejecutar el plan y analizar si el proceso ha mejorado o empeorado. Tras ello, se vuelve a empezar. A partir de este concepto se fue desarrollando una cultura de empresa consistente en la búsqueda de la mejora continua, el Kaizen. Esta metodología consiste en buscar la armonía en la empresa, aprender en el trabajo, estandarizar procesos, etc…

Una de las empresas que mejor ha implementado esta filosofía de trabajo es Toyota, considerada la empresa con el mejor sistema de producción de todo el mundo. En Toyota llevan años implementando el Toyota Production System (TPS), creado por el fundador de la empresa y por su hijo, basado en eliminar las tareas inútiles, corregir defectos y optimizar procesos.

¿Cómo se organiza una empresa japonesa?

En Japón, las grandes empresas tienen una forma muy rígida de organizarse. Las grandes empresas japonesas son conocidas por su rigidez y su alto nivel de sistematización. Son conocidas también por ser extremadamente lentas, pero altamente efectivas.

En resumen, podríamos decir que hay varios niveles de jerarquía que aparecen en todas o casi todas las grandes empresas de Japón. Por orden, los niveles son:

  1. Shachô: es el presidente de la compañía, sólo superado por el kaichô (inversor principal y dueño de la empresa) si lo hubiese.
  2. Buchô: es el jefe de departamento (ventas, compras, recursos humanos…).
  3. Kachô: están debajo del buchô y son los jefes de sección. Estos normalmente llevan unos 15 años en la empresa.
  4. Kakarichô: son los encargados, y supervisan las tareas de los encargados de nivel más bajo.
  5. Kaishain: son los empleados de nivel más bajo de la empresa.

Lo normal es que un trabajador entre a una empresa japonesa como kaishain tras acabar la Universidad. Cuando una empresa japonesa contrata a un trabajador, el objetivo es que el trabajador pase toda la vida en la empresa. Poco a poco los kaishain van ascendiendo a kakarichô y después a kachô. Sobre los 50 años, algunos llegan a buchô, pero es realmente difícil llegar a ser shachô.

Las empresas japonesas suelen cuidar muy bien a sus trabajadores, y para estos el trabajo es una parte esencial de su vida.

¿Qué metodología siguen estas empresas?

Con respecto a la forma de trabajar en una empresa japonesa, en todas las grandes corporaciones hay todo un gran sistema montado para poder controlar absolutamente todos los procesos de todas las áreas de trabajo de la empresa. Y el método kaizen no es más que la forma de sistematizar todas estas áreas de trabajo.

Cuando un trabajador entra a la empresa por primera vez, se le asigna un senpai (un tutor) que le enseñará durante los primeros meses toda la dinámica de trabajo. Tras este período de entrenamiento, el trabajador (el kôhai) debería conocer a la perfección a su jefe, sabiendo en todo momento qué es lo que piensa y cómo quiere las cosas. Normalmente, según va pasando el tiempo, el jefe va subiendo de puesto, y con él el trabajador.

El sistema de trabajo de estas empresas hace que todos los trabajadores conozcan a la perfección la empresa, aunque es un proceso muy lento. También es muy lenta la toma de decisiones. Por ejemplo, cuando alguien quiere hacer algún cambio en algún proceso, debe rellenar un formulario llamado rishingo, que irá subiendo posiciones en el departamento y que deberán ir supervisando todos los jefes, hasta que más tarde el mismo formulario tiene que llegar al departamento al que iba dirigido e ir bajando posiciones hasta llegar a su destinatario. Es un proceso realmente lento, pudiendo tardar varios meses sólo en llegar el formulario con la petición a su destino, pero a su vez es efectivo, porque la petición de ese cambio en cuestión ha sido leída por multitud de personas con cargos diferentes y, tras tener una votación unánime, se aprueba o se deniega la petición. Esto hace que todo el mundo esté enterado de la situación de la empresa y que todo el mundo pueda, en cierta medida, aportar algo.

Esperamos que este pequeño artículo sobre el método kaizen te haya servido para entender un poquito más la cultura japonesa. ¡Cuéntanos lo que opinas en los comentarios!

error

¿Te gusta nuestra academia? ¡Síguenos en las RRSS!